A contraluz

diciembre 16, 2009 at 6:01 pm (90 centímetros) (, , )

 

No quiero mirarte a contraluz para saber si me estás sonriendo.

Los retos son sólo eso, retos y una vez conseguidos pierden todo su atractivo. Nunca quise ser el tuyo, y si lo era, no quise ser conseguida. Pero ya ves, después de soles y tormentas aquí estamos sin conejos blancos que perseguir y sin saber donde se quedó la magia o si realmente existió en aquel principio.

Convencido de que me quieres me miras a los ojos casado de mis ¿cómo eran? Conspiranoias… y yo convencida de creerte te miro temblando. Que me da miedo que después de escalar tu montaña la cima ya no te parezca tan emocionante.

Y así estamos los dos, perdidos en los ojos del otro esperando que ese sea el destino que marque la ida y tal vez, la vuelta. Esperando que el cuento siga siendo de hadas:

“Érase una vez, en un país muy lejano unas caricias que estallaban en la punta de los dedos, una piel que se estremecía sólo con el roce de una pestaña, unos párpados que entreabiertos permitían mirar sólo de reojo que si se cruzaban las miradas dejaba el mundo de girar…”

Anuncios

Permalink 1 comentario

Mi mundo en tu colchón

noviembre 9, 2009 at 5:35 pm (90 centímetros) (, , , , )

Este otoño ya me huele a tierra mojada, a tardes de lluvia bajo una manta.

 Quiero perderme en tu tiempo, que lleguen de nuevo esos 100 días de mundos que no giran. Quiero esconderme contigo bajo las sábanas, donde nadie nos encuentre. Quiero no tener tiempo para nada que no sea besarte. Quiero acostarme contigo, en todos los sentidos. Quiero que nos atrape la nieve de invierno y nos obligue a quedarnos un día entero en la cama sin hacer otra cosa que recorrer lentos la piel. Que tirite y me calientes, que me calientes y tirite. Que me mires casi a oscuras y recorras la cintura de mi pantalón mientras me susurras que no haga ruido. Quiero ser fugitiva en nuestro mundo de 90 centimetros. Quiero pasarme el día entero envuelta en ti, sin salir de tu cuarto ni de tus manos.

Quiero robarte el aliento y que no respires si no te muerdo la boca

camavacia

Permalink 2 comentarios