A contraluz

diciembre 16, 2009 at 6:01 pm (90 centímetros) (, , )

 

No quiero mirarte a contraluz para saber si me estás sonriendo.

Los retos son sólo eso, retos y una vez conseguidos pierden todo su atractivo. Nunca quise ser el tuyo, y si lo era, no quise ser conseguida. Pero ya ves, después de soles y tormentas aquí estamos sin conejos blancos que perseguir y sin saber donde se quedó la magia o si realmente existió en aquel principio.

Convencido de que me quieres me miras a los ojos casado de mis ¿cómo eran? Conspiranoias… y yo convencida de creerte te miro temblando. Que me da miedo que después de escalar tu montaña la cima ya no te parezca tan emocionante.

Y así estamos los dos, perdidos en los ojos del otro esperando que ese sea el destino que marque la ida y tal vez, la vuelta. Esperando que el cuento siga siendo de hadas:

“Érase una vez, en un país muy lejano unas caricias que estallaban en la punta de los dedos, una piel que se estremecía sólo con el roce de una pestaña, unos párpados que entreabiertos permitían mirar sólo de reojo que si se cruzaban las miradas dejaba el mundo de girar…”

Anuncios

1 comentario

  1. Brisa said,

    Pues hablar de dos es maravilloso, pero hablar de ojos perdidos…no.
    Siéntate, tómate todo el tiempo que necesites, y encuentra esa margarita en la rivera del camino que te haga sonreir…

    mua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: